Archivo de la etiqueta: dios

Existe o no…?

INTRODUCCIÓN:

Antes de entrar en la demostración matemática, haré una
pequeña introducción filosófica y teórica del
problema.

El ser humano nace con un desconocimiento absoluto del mundo. Adquiere
conocimiento de la realidad a partir de la observación, es decir,
percibiendola. Por ejemplo, una persona que nace en la selva, constata la
existencia de su pequeño entorno, los árboles que él ve, pero de ningún modo
puede “suponer” la existencia del mar. Dar por sentado su existencia sería
erróneo, por que del mismo modo que supone la existencia de un mar de agua
salada, también podria “creer” en un mar de agua azucarada, un mar de plomo
fundido, o un mar de heces fecales. Sólo entrará a formar parte de su realidad
cuando lo perciba de algún modo, por ejemplo cuando viaje a la costa y lo vea.
O cuando alguien que le merezca confianza lo haya percibido y se lo cuente. Y
siempre asimilándolo de forma provisional, ya que las observaciones (o
testimonios) pueden ser engañosas, y debemos estar dispuestos en
todo momento a modificar nuestra concepción de la realidad, pero
siempre en base a percepciones, pruebas.

Vamos ampliando esta realidad a lo largo de los años como
personas individuales, pero también a lo largo de las generaciones como
civilización, a través del conocimiento científico. Vamos aumentando
el conocimiento “cierto” de nuestro universo gracias a la
ciencia, a paso lento pero firme. No podemos dar nada por cierto ni como
existente hasta que no sea percibido de la realidad. De lo
contrario caeríamos en la paradoja del mar.

Parece claro que estamos obligados a restringir nuestra realidad
sólo a lo que percibimos como individuos o como civilización.

NUDO:

Sin embargo, en ocasiones el ser humano actúa de forma contraria a
esta filosofía dando por ciertas “posibles realidades” que no ha
percibido de ningún modo, pero que le vienen bien para cubrir
sus miedos, y sobre todo su ignorancia.
El caso más destacado por lo extendido de la idea es la
creencia en la existencia de “Dios”, entendido como ser
todopoderoso con inteligencia y voluntad.

Esta idea entra dentro de las cosas no demostradas. Como se ha comentado
antes, no podemos dar por sentada su existencia, ya que si lo
hiciéramos podríamos dar por sentada la existencia de un Dios, 2
Dioses, 3 Dioses, los duendes mágicos o las súper-moscas extraterrestres
todos ellos sin ningún fundamento.

Los creyentes han escogido como cierta una cosa (a Dios) de
entre todas las cosas que podrían existir, pero que no han sido
percibidas de ningún modo.

De ahora en adelante, denominaremos SUPERCONJUNTO a “el conjunto
de cosas que podrían existir pero que no han sido demostradas”.

Dentro del SUPERCONJUNTO están incluidos los 2 conjuntos siguientes:

  • Cosas que no existen           (luego no se han demostrado)
  • Cosas que existen (pero no se han demostrado)

Las “cosas que no existen” es un conjunto infinito (creo que esto es
evidente).
Las “cosas que existen” es un conjunto finito (también evidente).

Estos son dos axiomas sobre los que se edifica la
argumentación. Si alguno no fuera cierto, el razonamiento perdería
todo su fundamento.

DESENLACE:

Los creyentes han elegido el elemento “Dios” de entre todos los elementos del SUPERCONJUNTO, con la esperanza de que esté incluido dentro del
subconjunto “cosas que existen” y por tanto fuera del subconjunto
“cosas que no existen”.

Resumiendo, han escogido un elemento de un conjunto formado por 2
subconjuntos: uno finito y otro infinito.

¿Qué probabilidades hay de que el elemento escogido esté dentro
del subconjunto infinito?
Según la teoría de probabilidades, es fácilmente demostrable
que el elemento escogido pertenecerá al conjunto infinito con
un 100% de probabilidad.

Por tanto, existe un 0% de probabilidades de que “Dios”
pertenezca al conjunto “cosas que existen”. Es decir, una persona que afirma que “Dios existe”, se equivoca con toda probabilidad.

Matemáticamente, Dios no existe.

CONCLUSIÓN:

Este ensayo no trata de demostrar la inexistencia de
Dios, sino la inexistencia de cualquier cosa elegida de forma
totalmente aleatoria, fruto “puro” de nuestra imaginación. Lo que
demuestra es que al dar por existente algo, debe hacerse en
base a algún indicio o prueba. De lo contrario se tratará de
una elección al azar entre cosas existentes y cosas
inexistentes, y, si la elección es totalmente aleatoria (y este
es el 3er axioma
), con toda seguridad pertenecerá al conjunto
de cosas que no existen.

El creyente negará (entre otras muchas cosas) la veracidad de
este 3er axioma, afirmando que la elección del elemento Dios tiene
algún fundamento. Desde el punto de vista del autor, no existe tal
fundamento, es una elección totalmente arbitraria de un producto de
la imaginación, y por tanto pertenece con toda probabilidad al
“conjunto de las cosas que no existen”.

En todo caso, este artículo no debe interpretarse como una
demostración pretenciosa de la inexistencia de Dios, sino como un
artículo curioso que ayuda a ver el tema desde un punto de vista
distinto y nuevo, que intenta trasladar la discusión sobre la
existencia de Dios a la discusión sobre la veracidad de los
axiomas. Si tales axiomas se consideran ciertos, el
razonamiento es impecable.

Fuente.

http://ateismo.ws/articulos/humor/demostracion_matematica_inexistencia_dios.html

Anuncios

Que piensas de la vida?

 Cuantas veces no te has preguntado: ¿Que hago aqui? ¿Quien soy? ¿Que sera realmente Dios? ¿Porque existo? ¿Que pasa cuando muero?
Quiero que me digan a que conclusiones han llegado despues de pensar tanto que hasta les duele la cabeza. Compartan sus experiencias filosoficas con otras personas.
 
 
      

 

            


A %d blogueros les gusta esto: